AconcaguaDestacadosLos Andes

Esval mantiene Alerta Amarilla para Los Andes por turbiedad del agua en el río Aconcagua

Aunque los equipos de la sanitaria están monitoreando constantemente el caudal, ESVAL informó que la condición de alerta amarilla se mantiene para el río Aconcagua debido a que los niveles de turbiedad del agua persiste.

La sanitaria indicó que si bien en las últimas horas, estos niveles han mostrado un leve descenso, lo que sumado a maniobras operacionales y el uso de las reservas de la empresa, han permitido garantizar la continuidad del suministro en toda la zona.

El subgerente Zonal Aconcagua de Esval, Gastón Placencio, informó que los parámetros de turbiedad del río Aconcagua se mantienen elevados, por lo que persiste la condición de alerta amarilla para la zona; “ya que nuestros monitoreos del caudal nos indican que los niveles de turbiedad durante la noche se han mantenido elevados, con peaks de hasta 15.000 NTU, no obstante, nuestra planta de producción sigue operando -con mucho esfuerzo- y estamos utilizando las reservas nuestros estanques de acumulación, lo que nos permite enfrentar este complejo escenario.”

El ejecutivo agregó que “esto nos da un margen para garantizar la continuidad del suministro de agua potable por las próximas horas. Mantenemos el estado de Alerta Amarilla para la zona, debido a que la turbiedad persiste, y seguiremos monitoreando en forma permanente el estado del caudal, en caso de que durante la tarde de este sábado las condiciones empeoraran”.

Placencio reiteró que, de ser necesario ejecutar algún corte, se informará con la mayor antelación posible, y agradeció el apoyo de las autoridades y la comunidad durante este evento.

Esval seguirá actualizando la información durante esta jornada, a través de su cuenta en Twitter @esval_chile y los medios de comunicación.

La activación de la Alerta Amarilla se determinó la mañana del  viernes cuando el gerente general de Esval, José Luis Murillo, y el Superintendente (s) de Servicios Sanitarios, Jorge Rivas, visitaron la planta de producción de El Sauce, en Los Andes, y al constatar que los deshielos registrados en la precordillera estaban provocando un gran incremento en los niveles de turbiedad del río Aconcagua.

El gerente general de Esval, José Luis Murillo explicó que “en los últimos 10 días, el caudal ha alcanzado 10.000 unidades de turbiedad (NTU) con peaks de hasta 25.000, que es hasta cinco veces más de lo que cualquier planta puede tratar. Por el momento, las diversas maniobras operacionales realizadas en nuestra planta de producción de El Sauce, así como las obras de mitigación que hemos desarrollado, nos ha permitido mantener la continuidad del suministro con normalidad en la zona, pero estamos en una situación inestable”.

Asimismo, el ejecutivo señaló que “nuestras plantas no pueden tratar el agua con esos niveles sostenidos de turbiedad, por el riesgo que esto supone para nuestra infraestructura ante posibles embanques. Nuestras cuadrillas continúan monitoreando la evolución de los deshielos y su impacto en las fuentes superficiales, y además, estamos en coordinación con las autoridades para informar cualquier cambio en las condiciones. Esta alerta amarilla no significa la suspensión del suministro, por lo que el llamado es a no acopiar agua en forma innecesaria para no afectar nuestras reservas. En caso de ser necesario realizar cortes parciales, informaremos con la debida antelación para que la comunidad pueda tomar las debidas precauciones”.

Por su parte, el Superintendente (s) Jorge Rivas, recalcó que esto se trata de una situación inédita que se origina en el cambio climático y la mayor sequía en toda la historia del país. “Esval construyó estanques de seguridad para eventos de alta turbiedad, pero estos eran más acotados, de 10 o 15 horas de duración y la planta los puede pasar sin problemas. Hoy llevamos varios días seguidos con alta turbiedad, lo que nunca había sucedido y es una consecuencia del cambio climático que ningún experto podría haber prevenido. Por eso es una situación compleja y estamos trabajando con la empresa para tener soluciones más a largo plazo. Por el momento, la sanitaria ya está tomando todas las medidas operacionales para tratar de disminuir el impacto y esperamos no tener que llegar a efectuar cortes”.

Por su parte, el alcalde de Los Andes, Manuel Rivera, coincidió en que “lo que está viviendo el país en términos climatológicos es absolutamente inédito, distinto a lo que los andinos estábamos acostumbrados en esta época” e hizo un llamado a ser responsables en el manejo y el consumo del agua potable en estos días. “La alerta amarilla significa que debemos estar expectantes, preparados, pero no pasando la raya de lo que significa la sobreexplotación del suministro”.

Esval activó preventivamente sus planes de contingencia y estará actualizando la información en las próximas horas, a través de su cuenta en Twitter @esval_chile y los medios de comunicación.

 

Comment here