Opinión

EL SILLÓN DE DON OTTO

Una “contradicción vital”?.

Hace pocos días, un personero de la élite política local, militante del PPD y CORE en ejercicio, hizo pública su renuncia al partido “Porque jamás superó su carácter de instrumental”, según declaró.

Pues bien, yo fui unos de los que ayudaron a fundar el PPD, por allá por 1988 y, siempre supimos -con absoluta certeza- que se trataba de un movimiento instrumental con fines electorales, de cara al plebiscito entre el si y el no.

Lo fundamos (yo en la juventud del movimiento) desde varias vertientes de militancia: PS, Radicales, SocialDemócratas, etc. y, sobre todo, por independientes a quienes se les abría esta opción de “militar sin miedo, bajo una sigla nueva sin “cargas del pasado”.

Luego del plebiscito y la apertura democrática, se permitió que los que firmamos la ficha por el PS, también pudiéramos ser militantes del PPD (doble militancia), ya que la figura de Ricardo Lagos representaba a ambas opciones.

Resulta que el resultado electoral (ELECTORAL) del PPD en las primeras elecciones democráticas post dictadura fue tan asombrosamente positivo, especialmente en diputados y concejales, que sus dirigentes se “entusiasmaron” y se pusieron a la tarea de transformarlo en partido político. Obviamente se acabó la doble militancia y había que optar. Entre los que optaron por quedarse en el PPD está nuestro CORE… El PPD estaba DE MODA ¡.

El camino para legitimarse y acceder a cupos de representatividad, al interior del PS era muy complicado, sin duda era mucho más fácil y directo el “armar el PPD aquí” y saltar de inmediato a la primera línea. En ese análisis nunca importó ni se cuestionó el hecho de que aquel partido siguiera siendo -en la práctica- sólo instrumental y electoral, sin principios, ni opción ideológica, sólo con estatutos que los validaban como partido político en lo formal.

Es así como, desde SU partido, él pudo acceder a cupos de elección popular y, gracias a la “moda” ser electo y reelecto… y volver a ser electo y… reelecto.

Claro, hoy la “marca PPD” está venida a menos, por lo tanto, proclamó públicamente que se alejaba “Porque jamás superó su carácter de instrumental”.

En 30 años de militancia, de representación, de aceptación del cargo de Director Regional de Sename, NUNCA SE DIO CUENTA DE ESTO ?. A mí me cuesta creerlo.

Lo que yo si creo, es que hoy encontró una “nueva marca de moda” (de nuevo da lo mismo si es instrumental o no), que está en plena formación lo cual la transforma en otra posibilidad de figurar rápidamente haciendo poco… Les suena el Frente Amplio ?.

Será por este tipo de cosas que hoy la gente no les cree a los políticos ?.

 

Algunos números que pudieran explicar este “enorme sacrificio” de aguantar durante 30 años a un partido que no lo representó nunca:

144 meses de concejal a 700 Lucas mensuales = 101 millones.

96 meses de CORE a 1 millón 300 mil = 125 millones.

TOTAL: 226 millones de pesos en 30 años de “incómoda militancia PPD”.

Sin contabilizar el sueldo de cuando fue Director Regional Sename.

Puede parecer odioso este dato, pero yo lo llamo transparencia, ya que los recursos han sido de todos nosotros, de quienes votaron y de los que no votamos por él.

Una última reflexión: Qué proyecto, tarea o necesidad resuelta, importante para sus representados deja en esta tan larga, costosa y “dolorosa” (según él) trayectoria política ?… Me lo pregunto a propósito de la enorme inversión que hicimos !.

 

El “Tío Emilio”.

Comment here