AconcaguaDestacados

“Voy a defenderme” afirmó Obispo de San Felipe al rechazar acusación por acto “contra la integridad sexual”

Obispo de San Felipe Cristian Contreras, rechazó tajantemente acusación en su contra que investiga fiscal regional de Rancagua, Emiliano Arias, por “delitos contra el orden de las familias, la moralidad pública y contra la integridad sexual”, interpuesta por un hombre mayor de edad por supuestos actos ocurridos hace diez años.  (Foto: Obispo Cristian Contreras)

La causa judicial que involucra a la máxima autoridad eclesiástica en Aconcagua se hizo pública luego que conociera el último catastro de la Fiscalía Nacional sobre casos de presuntos delitos referidos a abuso sexual en la Iglesia Católica, donde al 31 de agosto pasado se detalla que son siete los obispos investigados por casos vinculados a este ilícito.

Entre estos aparece la denuncia contra Cristián Enrique Contreras Molina, denunciado por “delitos contra el orden de las familias, la moralidad pública y contra la integridad sexual”, realizada por un hombre adulto identificado con las iniciales L.A.C.C. que sostiene que el obispo una década atrás habría llegado a su domicilio, que es una propiedad que le arrendaba en ese momento al obispado, para llevarlo hasta el obispado donde habrían ocurrido hechos que él califica actos de connotación sexual, lo que se habría repetido por un mes.

El Obispo Contreras definió la denuncia como un tema delicado y triste por la “intencionalidad” que habría detrás de la denuncia que originó la investigación en su contra, de la cual todavía no ha sido notificado por el Ministerio Público; “y por lo tanto estamos recabando información desde la Fiscalía.”

La máxima autoridad de la iglesia católica de Aconcagua, enfatizó que está muy tranquilo; “y estoy dispuesto y disponible para colaborar con el Ministerio Público para todo lo que se me requiera por esta acusación que en el fondo no conozco.”

El sacerdote al referirse directamente sobre la denuncia en su contra realizada por L.A.C.C. afirmó categóricamente de no tener conocimiento, ni conciencia de haber abusado de nada, ni de nadie; “hablemos las cosas concretas, ni de un mayor ni de un menor, digamos hombre o mujer. Sin embargo me importa conocer el texto de la denuncia porque en su momento tendré que defenderme, y voy un poco más, yo diría que si allí veo que hay infamias y calumnias ya del todo concretas, me hare asesorar por abogados porque debo defender mi honra y mi dignidad.”

¿Este hombre que hace la denuncia, efectivamente usted  la ubica como arrendatario de una propiedad del Obispado?

“Debo mantener reserva sobre eso, porque ya aparece en la prensa solamente por las iniciales.”

¿Le llama la atención que esta persona denuncie ahora este hecho que supuestamente paso hace 10 años?

“Si, me llama la atención y yo manejo información del porque denuncia, lo supe hoy. Pero repito, debo conocer el texto de la acusación y por eso hasta ahora no puedo ir mas allá…”

Contreras insistió que en lo personal está muy tranquilo para enfrentar esta denuncia; “porque en mi conciencia no hay nada que me recrimine. Y ya tuvimos información del supuesto móvil detrás de todo esto y que en su momento se dará a conocer.”

Hay alguna intencionalidad detrás de todo esto en su contra. ¿Quizás por un tema contractual por este arrendamiento que tenía el denunciante con el obispado?

“……….(guarda silencio)…..aceptó lo que usted ha dicho…”

¿Varias veces a usted lo han tratado de vincular con hechos de esta índole?

“Sacaría la palabra varias veces. Yo solamente una vez he sido acusado y por un sacerdote, muy claro, y eso fue porque seguí los procedimientos y al final termino siendo condenado ese sacerdote por la justicia civil y canoníca. Pero allí me investigó la justicia canoníca a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la que concluyó que todas esas acusaciones eran falsas y que no había nada que incriminara al obispo, y por lo tanto, allí terminó esa investigación y yo seguí funcionando aquí hasta el día de hoy. Y la justicia civil, porque también se podría pensar que como lo investigó la iglesia, la iglesia lo calló, y no, no, la justicia civil también me investigo y hechas todas las indagaciones, concluyó que no había ninguna pista, nada, que involucre al obispo y señala además que no se puede seguir investigando hasta que no aparecería alguna evidencia y de eso han pasado cuatro años, y lo más importante es que la fiscalía no encontró víctima, no existió nunca, no existió nada.”

El obispo Cristian Contreras, después de precisar que el denunciante nunca estuvo en su residencia y que él nunca en su domicilio, volvió a rechazar la acusación en su contra; “absolutamente, rechazo tajantemente, porque esta es una calumnia brutal.”

Comente aquí: