Opinión

El sillón de don Otto

Me presento: nací el año 1964, estoy a punto de cumplir 54 años, por tanto, he vivido los cambios y transformaciones de la sociedad chilena de las últimas 4 décadas.

Es así como mi educación media y superior la viví en dictadura y, fui uno de tantos y tantos que nos compramos el “sueño de recuperar la democracia”. Digo sueño porque efectivamente la recuperamos, pero nunca se ha hecho carne para la mayoría de los chilenos y chilenas.

Entonces llegó Aylwin y acuñó una frase histórica: “justicia, en la medida de lo posible!”.

Esa frase, sumada al informe Rettig, cuajaron EL SILLÓN de ese gobierno. Mejorar las cifras de desnutrición, mortalidad infantil, entrega de remedios, etc., era lo mínimo que se le podía pedir al primer gobierno “del pueblo y para el pueblo”, después del desastre recibido.

Temas de fondo: Justicia de verdad; Modelo neoliberal; Desmantelamiento de las empresas del estado; AFPs; Isapres; Servicios básicos… ni hablar. Se estaba instalando la impunidad total y en todos los aspectos de nuestra sociedad.

 

Y llegó Frei Ruiz-Tagle y nos dijo que “para salir del subdesarrollo, debíamos poner nuestra mirada en el mundo, especialmente en el Asia-Pacífico!”.

Otro SILLÓN. Puede ser que tuviera razón… de acuerdo… pero tampoco miró para adentro, hacia la gente real, los que vivimos aquí en Chile y quienes le brindamos un respaldo electoral sin precedentes en las elecciones post-dictadura. Acaso, ese inédito respaldo ciudadano en las urnas no era un grito desesperado de que la democracia soñada comenzara a alcanzarnos a todos?.

Entonces se dedicó a viajar por “ese mundo” que nos transformaría en país desarrollado. ¿Y que nos devolvió el mundo?: una de las peores crisis financieras mundiales y, quienes la sufrimos ?, nosotros.

De los temas de fondo (ya detallados anteriormente) nada, pero nada, al contrario, le tocó repatriar al Dictador para “juzgarlo en Chile”… suma otro SILLÓN.

 

Y llegó Lagos, el del “dedo”, el mismo y: “Corrigió la Constitución!”.

SILLONAZO. Sin senadores designados, sin Consejo de Seguridad, sin Pinochet con jinetas, Socialista… y se dedicó a concesionar carreteras. No quiero ser injusto ni básico en mi análisis, pero díganme si a estas alturas se le recuerda por algo más?. Resulta que las concesionarias ya recuperaron su inversión y todavía esperamos que sean nuestras esas carreteras. Parece que había letra chica que decía que aquella infraestructura había que mantenerla (qué gran descubrimiento), pero cualquier neófito en la materia podrá deducir que, si la inversión inicial ya se recuperó                      -incluyendo utilidades enormes para los inversionistas-, la mantención debiera realizarse a valores muy inferiores pagados por los usuarios, ¿o no?, pues bien, no es así y los precios, incluso, han aumentado.

De los temas de fondo (ya detallados anteriormente) nada, pero nada, al contrario, volvió a levantar su dedo (en realidad sus 2 manos) agradeciendo la ovación brindada por el empresariado chileno al terminar su mandato, empresariado compuesto -en su mayoría- por oportunistas depredadores, que se hicieron “empresarios(?)” adueñándose de cualquier manera y forma de las industrias del Estado Chileno, a precios de regalo y en formas de pago ridículas, avalados por ser adherentes al dictador y su séquito… Ellos lo ovacionaron y el movió su dedo agradecido.

Notas: En su gobierno sucedieron 3 cositas más, pequeñitas, calladitas, que se han sabido después: Creación del CAE; Traspaso a los cotizantes de las pérdidas por gestión de las AFPs y el diseño del Transantiago… O sea, 4 SILLONES (por lo menos).

 

Y llegó Bachelet, la Sra. Michelle Bachelet Jeria, la primera mujer presidente de Chile y, además, socialista. Sus grandes legados: Bonos al por mayor y Pensión Básica Solidaria…                             SILLONES GIGANTES !!!. Paso a explicarme: Estoy seguro que los chilenos y chilenas preferimos -sin duda alguna- el que podamos percibir ingresos decentes que nos permitan pagar por nuestras cosas, por el agua, por la luz, por la comida, etc.. No queremos “bonitos” de ayuda que, además de ser de montos indignos, son esporádicos y “alimentan a la vena” a las empresas dueñas de estos y otros servicios… No sería la tarea el modificar esas concesiones, mejorar la calidad del empleo, repartir mejor los ingresos y generar un estándar superior de vida COLECTIVO? La “Pensión Básica Solidaria”… Bravoooo, por fin alguien se preocupa de los que no han impuesto(?)… Otra inyección de recursos “a la vena” a los dueños de las AFPs, escabullendo -otra vez- el tema de fondo: REFORMAR EL SISTEMA DE PENSIONES. Parece ayuda a los más desposeídos, cierto?.

Y, por último, EL LIVING COMPLETO DE DON OTTO: Le entrega la banda presidencial al candidato de la derecha, electo en las urnas y democráticamente, por primera vez después de la Dictadura… ¿Qué más?… sobran los comentarios, creo.

 

El “Tío Emilio”.

Comente aquí: